Marcos Pereira studied at the Experimental Art Center of the University of Los Andes, at the School Cristobal Rojas in Caracas, at the School of Sociology
Central University of Venezuela , in the Atelier Lefranc in Aix-en-Provence , in the Santa Reparata Graphic Center of Florence, in the Scuola Internazionale d' Arte di Venezia and at the Scuola Politecnica di Design in Milan, where graduated in Graphic Design. He has exhibited his works in major galleries in America and Europe. His creations are part of important collections.

'His work gathers and displays all the technical treasures of the long journey , now converted into paintings of many exhibits received with applause'

________________________________

 

Artista de la Poesía silenciosa, coleccionista de amuletos, pintor de ensalmes y retratista de ánimas, Marcos Pereira se introdujo en este mundo en Mérida, la de los Andes del Trópico, y desde allí comenzó a fluir, siguiendo el curso de los ríos coloridos,a través de las escuelas y las ciudades: así lo vemos, sucesivamente,en el Centro Experimental de Arte de la Universidad de Los Andes,en la Escuela Cristóbal Rojas, de Caracas, en la Escuela de Sociología de la Universidad Central de Venezuela, en el Atelier Lefranc en Aix-en-Provence,en el Centro Gráfico Santa Reparata de Florencia, en la Scuola Internazionale d’Arte di Venecia…hasta llegar a la Scuola Politécnica di Design de Milano, donde se gradúa en Diseño Gráfico, profesión que decide ejercer trabajando en reconocidos grupos editoriales.

Intercambiando de nombre se cambia de hábitos, pero el monje no cambia.
Y del diseño gráfico, en el que colores y líneas forman parte del oficio diario que no necesita llamarse arte para existir, el otro trazado que viene desde adentro vuelve a surgir sin permiso y sin remedio y se hace de nuevo Pintura.

Su obra recoge y muestra todos los tesoros técnicos de la larga travesía ahora convertidos en cuadros de una y muchas exhibiciones recibidas con aplausos: la aventura estética continúa y Pereira sigue haciendo la crónica de sus imágenes.

Pablo Brito-Altamira